Categorias de productos
Ofertas
Productos

Por qué comprar bozales para galgos

Necesidad

Los lebreles son auténticos atletas dentro las razas de perro, ya que es la raza más veloz de todas las existentes. Un galgo puede alcanzar una velocidad de hasta 72 kilómetros por hora. Los galgos son perros que se han generado para cazar con los ojos en lugar de con el hocico. En el antiguo Egipto creían que los galgos provenían de los dioses. Los galgos son, por regla general, una raza de perro de buen carácter que no entra en conflicto, ni con personas ni con animales. Es insólito que un galgo se muestre agresivo si no se les provoca. Dado que los galgos, por regla general, suelen mostrar tranquilidad, los dueños sobreestiman la capacidad de paciencia de su perro, lo que puede provocar un problema si se dan ciertas condiciones. Puede ser un problema aún más grave si nos referimos a galgos de carreras retirados o que han cazado, ya que suelen sufrir de ansiedad. Un galgo, como cualquier animal cuando siente miedo, puede ser el de enfrentarse a lo que consideran una situación de amenaza. Hay que desterrar la idea de que colocar un bozal a nuestro perro es sinónimo de no quererlo, o de desconfianza. Debemos hacerlo por respeto al resto de personas y animales. Es obligatorio poner un bozal a nuestro galgo en situaciones en las que pueden encontrarse incómodos como puede ser cuando tienen que ir al veterinario o cuando tienen que tomar un baño.

Leer Más

obligatoriedad

Situaciones extraordinarias: cuando un perro se encuentra lesionado o herido, su instinto suele ser de defensa ante cualquier amenaza ya que en esta situación se encuentra más vulnerable. Si tu galgo se encuentra herido, o sufre algún tipo de dolor en tratamiento, es preciso que le pongas un bozal. Hay ocasiones que nuestro galgo tiene una riña con otro perro. Si otro perro ha atacado a tu galgo (o al revés), su instinto y ansiedad podría provocar que ataque y se defienda ante cualquiera que se acerce.

Visita al veterinario: puede provocar ansiedad y ser traumático para cualquier animal, especialmente si tiene estrés–algo que suelen pedecer de manera generalizada, los galgos-. Pueden sentirse incómodos al acercarse a otros animales, o al ser manoseados por un veterinario. Aunque tu galgo esté muy entrenado, es conveniente ponerle un bozal durante estas visitas para evitar males mayores. Ten en cuenta, que algunos profesionales no toleran tratar a perros grandes como los galgos, si no disponen de un bozal.

Tomar un baño : el aseo es fundamental y beneficioso para los perros, pero en muchas razas y en determinadas ocasiones, no suele ser un plato de buen gusto para nuestros galgos. Si conoces o sabes que tu galgo podría no reaccionar bien a estas sesiones, habría que prevenir el posible mordisco utilizando un bozal, sobretodo si lo llevas a un profesional y no eres tú, su persona de confianza, quien lo asea. Esto no sólo mantendrá alejado a tu galgo de hacer algo de lo que puede arrepentirse, si no que también provocará que el profesional que lo está limpiando se sienta más seguro.

Viajar en transporte público : en algunos transportes públicos, como puede ser el metro, es obligatorio el uso de bozal si queremos que viaje nuestro galgo con nosotros. Deben ir acompañados en todo momento, con una correa corta y provistos de un bozal, en el último vagón.

Leer Más

¿Qué tipos de bozales existen?

Existen varios tipos principales de bozales, los de cierre suaves, de canastatubo y los de cesta o también conocidos como bozal rejilla. No debería existir ninguna duda acerca de si nuestro galgo debe, o no, llevar un bozal: la respuesta rotunda es que sí. Lo que sí debemos tener muy en cuenta, es que debemos ponerle a nuestro galgo un bozal con el que se sienta cómodo y confortable, en la medida de lo posible.

Comprar

Bozal de canasta de material plástico: Estos bozales son, generalmente, rechazados por muchos propietarios simplemente por el look agresivo que puede otorgar a su mascota, pero nada más lejos de la realidad, este tipo de bozal es la opción más razonable. Estos bozales no son de «jaula» y permiten que tu galgo pueda jadear, comer, y en general, sentirse más cómodo. Además, estos bozales pueden ser adecuados por sus dueños para asemejar su forma a la del hocico. Son bozales ideales para perros de caza.

Bozales con cierre suave: Aunque generalmente los dueños de perros prefieren los bozales de canasta, esta es la mejor opción si no has podido encontrar un bozal de canasta que se adapte al hocico de tu galgo. Estos bozales son muy distintos a los anteriormente vistos, y se colocan alrededor de la boca de tu galgo, lo cual causa que no puedan abrir la boca. Estos bozales son más efectivos para prevenir un mordisco, pero también son mucho más incómodos y no deberían utilizarse durante un largo periodo de tiempo. Nuestra recomendación es que dediques todo el tiempo posible a encontrar un bozal de canasta que se adapte bien a tu galgo.

Bozal de canasta de alambre: Estos bozales de alambre tienen el mismo diseño que los de plástico anteriormente citados, pero usan alambre de metal, lo cual cambia dos cosas: lo primero, es que no permiten moldear el bozal de ningún modo, y lo segundo, es que el bozal es más resistente y duradero. En condiciones extremas y de desgaste, estos bozales son más resistentes y es menos probable que se estropeen. La parte negativa es que no pueden ser moldeados por lo que es probable que tu galgo no se adapte del todo.

¿Cuál es el mejor tipo de bozal para galgos? Generalmente los bozales de canasta son los más apropiados para esta raza de perro, ya que les permite beber y adaptarse, en el caso de los bozales de canasta de plástico, a su forma de hocico. Si no eres capaz de encontrar un bozal de canasta que se adapte bien a tu galgo, entonces tendrás que optar por un bozal de cierre suave, aunque esto le incomode un poco más.

Consejos para usar adecuadamente un bozal para galgos

  1. Intenta recompensar a tu galgo cuando estés colocándole un bozal. Es muy importante que tu galgo no vincule tener un bozal con el castigo, si no que debe verlo como algo normal y positivo. Premiarlo con chuches puede ser un buen método para que lo asocie.

  2. Si no conoces todavía a tu galgo porque lo has adoptado hace poco, y no sabes si estaba acostumbrado a llevar un bozal, no te arriesgues. Es muy importante acostumbrarlo correctamente a llevar bozal como si estuviese con nosotros desde cachorro.

  3. Intenta dejar premios dentro del bozal. Para los galgos que no suelen utilizar bozal, una manera de dejar que los descubran por ellos mismos, es depositar pequeñas chuches en su interior. Cuando haya terminado, aprovecha para colocárselo con la mano (no es preciso cerrarlo del todo) durante un periodo corto de tiempo, para que entienda su funciona.

  4. Cuando le hayas puesto el bozal, intenta hacer algo placentero con él mientras lo tenga puesto. Es un buen momento de dar un paseo, ir al parque, , o jugar de cualquier modo que él disfrute. Debe asociar el bozal a algo divertido.

  5. Ten paciencia. Muchos galgos que no están acostumbrados a tener un bozal, son bastante reacios a llevarlo, por eso es importante ser pacientes y también ser positivos con las técnicas que usemos para habituarles al bozal. Y un consejo último, nunca, lo castigues ni lo fuerces a usarlo, en caso contrario pondrás la situación más difícil que al principio.